img-rotate img-rotate img-rotate

La responsabilidad social empieza por casa

BUENOS AIRES (De nuestro enviado especial, Marcelo Aguaysol).- Henry Ford no sólo revolución el mercado automotriz, sino también el de la productividad. El empresario estadounidense sostenía que si pagaba sueldos más altos a sus empleados, había más posibilidades de que estos compren los autos de su empresa. Cien años después, Antonio Vives, un profesor Consultor de la Universidad de Stanford, especializado en Sostenibilidad y Responsabilidad Empresaria sostiene la vigencia de aquel postulado “fordista” que genera un círculo virtuoso dentro y fuera de la empresa. “El capital humano tiene beneficio directo y la empresa logra que la persona se desarrolle desde el punto de vista económico y social”, afirma el experto a LA GACETA. Vives está convencido de que esas personas que trabajan en una organización son la piedra basal para consolidar la reputación de una empresa. “Los beneficios se verán en el mediano y largo plazo”, acotó. Y el resultado será una sana y transparente política de Responsabilidad Social Empresaria (RSE), un concepto que genera cierto escepticismo en la sociedad.

Vives explicó las razones de la resistencia a esa política durante la presentación del tercer Reporte de RSE de Telecom Argentina, en su sede de Puerto Madero, al que fue invitada LA GACETA. En este documento, la compañía comunica de manera exhaustiva los compromisos que asume con los distintos públicos con los que se relaciona: clientes, proveedores, empleados, inversores, medio ambiente y la comunidad.

Según el ex gerente del departamento de Desarrollo Sostenible del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Responsabilidad Social de una empresa no pasa por la pura filantropía. “Hay una diferencia importante entre gestionar y manipular la reputación. No se trata de entregar una donación, sólo para la foto, sino en una estrategia que diferencia de los competidores por el hecho de contribuir al desarrollo económico y social”, puntualiza.

En este aspecto, el consultor sostiene que la RSE es un instrumento proactivo de creación de valor para la empresa, que tiende a mover el asistencialismo hacia la solidaridad y eso hacia la responsabilidad. Así como una empresa necesita de su gente para mostrarse ante la sociedad como una organización seria y transparente, del mismo modo precisa interactuar con los otros actores sociales. “La responsabilidad de la empresa no es resolver el problema (algo que le compete al Estado), sino contribuir a la solución, con servicios o artículos responsablemente producidos o con la generación de empleos genuinos”, indica. Por caso, durante su exposición, mencionó las contribuciones privadas hacia la educación. “Pocas o casi ninguna empresa trabaja con otras o con los municipios para mejorar una escuela y sostener esa acción en el tiempo. En esto de RSE, las alianzas son importantes”, acota.

Vives considera que la solidaridad debe estar alineada con los objetivos estratégicos de la empresa. Y, volviendo al paradigma de Ford, afirma que no hay nada más beneficioso para una compañía alinear al personal en ese sentido, promoviendo la responsabilidad social empresaria desde casa y luego expandirla puertas afuera de la compañía.

http://www.lagaceta.com.ar/nota/404108/Economia/responsabilidad-social-empieza-casa-.html

Contáctenos










































































































































Copyright © Consultores de Guatemala - consultoria y asesoria especializada, auditoria estudio, evaluacion, analisis, dictamen, diagnostico y capacitacion
Consultores Guatemala, Consultoría Guatemala 33-2016
Powered by PlusSouth | PlusSouth.com Simply Smarter. | Consultores Guatemala empresa consultora Guatemala Consultoría Guatemala